martes, 16 de julio de 2013

Laguna de Cebollera

No hay nada más agradable que mezclar pesca y naturaleza.

Nos vamos a la Laguna de Cebollera, situada en la vertiente sur de la sierra del mismo nombre, a más de 1800 metros de altitud.

El camino hacia el ibón de montaña discurre entre una repoblación de pino silvestre, muy empinado pero directo a nuestro destino.

 
Un hilo de corriente serpentea entre los brezos y rodales de pino negro. No nos aguantamos, estamos ansiosos por pescar y aceleramos el ritmo. ¡Ya está muy cerca!!!
 
 
Esta es la imagen que descubrimos al asomarnos donde nacía el río... silencio.
 
 
Sin perder un segundo montamos las cañas para empezar a hostigar a sus habitantes acuáticos.
 
   
Las primeras capturas empiezan a sucederse. Truchas agresivas, hambrientas y delgaduchas.
 
 
 
A lance ligero los peces responden bien; alcanzando distancias mayores tenemos más posibilidad de presentar el señuelo a otras truchas, y un recelo menor al no detectar nuestra presencia.
 
 
Los ejemplares tienen una talla media bastante buena, aunque no detectamos peces de gran tamaño; seguro que alguno habrá.
 

Los estrímeres funcionan a la perfección, provocando numerosas picadas en las zonas más profundas.


La actividad en superficie nos brinda la oportunidad de tocar muchas truchas, con ataques espectaculares.

 
Una gran excursión muy completa. Qué delicias guarda nuestra geografía, y a un paso de casa.
 
¡Hasta pronto!!!